Por el río Primout (1) Librán

El río Primout encauza gran parte de las aguas que vierte la Sierra de Gistredo. Sin ser un gran río – sólo tiene 18 kms de longitud – nunca le falta el agua,  famosa por su pureza y por sus truchas, como corresponde a un buen río de montaña.

Este afluente del Sil que atraviesa una de las zonas más inhóspitas de la comarca del Bierzo es todo un espectáculo para los amantes del la vida natural, tanto por la belleza de su recorrido entre profundas vaguadas y desfiladeros, como por la espesura de sus bosques y la diversidad de su fauna, con ejemplares difíciles de contemplar en otras latitudes, como el oso pardo o el alimoche.

El río Primout, a la altura de Librán

En cuanto al ser humano, no hay demasiados ejemplares habitando por aquí. Tres localidades, que no suman los 50 habitantes entre todas ellas, se asientan en la cuenca del Primout: Librán, Pardamaza y Primout.

Librán se sitúa en la parte final del cauce, donde el Primout encuentra al Sil. Un frondoso y variado bosque de chopos, madroños, robles, castaños, cerezos, arces, serbales, avellanos y alguna otra especie, flanquea las aguas del río en este tramo, y crea un colorido muy variable a lo largo del año, con intensos verdes en verano y amarillos y rojos en otoño. La espesura de la vegetación hace que en la ruta por la que accedemos desde Toreno apenas entren los rayos de sol en los meses en los cuales los árboles no han perdido todavía la hoja.

Quizás por hallarse cerca de “la civilización”, a tan solo 4 kms de Toreno (la capital del municipio) gran parte de las casas del pueblo permanecen habitadas todo el año. Aún así, llegando a la localidad se pierden ya las señales de telefonía móvil, lo que hoy en día equivale a considerarse perdido en la naturaleza.

El caserío de Librán, todavía conserva algunos ejemplos bien cuidados de arquitectura vernácula: casas de piedra cubiertas con losa de pizarra, aleros que en algunos casos llegan hasta el suelo  y corredores con gran vuelo con sus hornos visibles desde el exterior. Sin ser un conjunto urbano deslumbrante, ha sabido mantenerse al margen de los destrozos urbanísticos y arquitectónicos provocados por el desarrollo económico, que aquí vino de la mano de la minería.

Quizás lo más espectacular de este sitio, sobretodo cuando uno lo visita por vez primera, es el telón de fondo que empequeñece al caserío urbano. Las Peñas de Bustillo elevándose sobre el Desfiladero de Entrepeñas por el que trascurre el Primout antes de llegar a Librán, son un gran decorado natural miles de veces fotografiado por todos los que pasamos por allí.

En esas peñas de Bustillo existe una cueva llamada Furacón de los Mouros, en donde se han encontrado pinturas rupestres. De difícil acceso, yo no he tenido oportunidad de visitarla. Me han asegurado que acceder solo y sin conocimiento del lugar es tener muchas posibilidades de caer despeñado desde gran altura al fondo del desfiladero.

A Librán se puede acceder desde Toreno por un camino que transcurre por los sitios de Altar Mayor y la Laguna de Solera (https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/toreno-5659309) o siguiendo la carretera asfaltada que después nos llevará a Pardamaza (https://es.wikiloc.com/rutas-a-pie/toreno-libran-puente-primout-16803425)